Com a treballadores i treballadors cristians afirmem la dignitat inalienable de les persones i de la classe obrera de tot el món. En aquest camí de recerca de propostes i solucions dignes de la condició humana, volem estendre la mà a tothom des de la nostra opció pels empobrits. Ho volem fer amb la responsabilitat i l’esperança que troben el fonament en Déu i en les persones, dues causes que no es poden separar mai per a qui seguim a Jesucrist.

dimecres, 11 d’octubre de 2017

XERRADES-COL·LOQUI DE L'EQUIP DE PASTORAL OBRERA DE SANT BOI DE LLOBREGAT

Compartim el cartell de la propera Xerrada-Col·loqui de l'Equip de Pastoral Obrera de Sant Boi de Llobregat. També trobareu la programació d'aquest trimestre.





dilluns, 9 d’octubre de 2017

ESGLÉSIA PEL TREBALL DECENT celebra la JORNADA MUNDIAL PEL TREBALL DECENT

Aquest dissabte la Pastoral Obrera, juntament amb la resta d'organtizacions que formen la Plataforma "Església pel Treball Decent" va celebrar la Jornada Mundial pel treball decent.

Us facilitem l'enllaç a la web del Bisbat de Barcelona on veureu una petita ressenya i l'enllaç a la web de la TV3 on apareix el reportatge que ens vam fer al telenotícies d'ahir la nit.

https://www.esglesiabarcelona.cat/actualitat/les-entitats-desglesia-demanen-no-qualsevol-treball-sino-un-treball-decent/

http://www.ccma.cat/324/mes-de-380-000-persones-amb-feina-no-arriben-a-final-de-mes/noticia/2813696/

El comunicat elaborat amb motiu d'aquesta jornada el podeu descarregar aquí











dimecres, 4 d’octubre de 2017

NOTA D'AJORNAMENT DE L'ACTE DE CELEBRACIÓ DE LA JORNADA MUNDIAL PEL TREBALL DECENT

Davant la situació política en què es troba el nostre país, que feia difícil assegurar la presència de diferents participants, us comuniquem que la plataforma “Església pel treball decent”, hem decidit ajornar l’acte que teníem previst per demà dijous 5 d’octubre, a les 19.00 h a l’Escola Jesuïtes del Clot. Esperem poder-vos comunicar la nova data al més aviat possible.

D’altra banda mantenim la celebració de l’acte previst pel dissabte 7 d’octubre, a les 10.30 h a la plaça de la Catedral, coincidint amb la Jornada Mundial pel Treball Decent. No obstant això, us demanem que estigueu atents a les nostres comunicacions ateses les possibles modificacions en funció dels esdeveniments a Catalunya.



Cáritas, Cristianisme i Justícia, Justícia i Pau, Delegació diocesana de Pastoral Obrera, Delegació diocesana de Pastoral Social, Mans Unides, SEDASE, URC, Acció Solidària contra l’Atur

divendres, 22 de setembre de 2017

COMUNICAT PASTORAL OBRERA DE CATALUNYA DAVANT LA SITUACIÓ D'EXCEPCIÓ QUE VIU CATALUNYA

El Secretariat Interdiocesà de Pastoral Obrera de Catalunya vol expressar la seva profunda preocupació pels esdeveniments excepcionals d'ahir, dia 20 de setembre i que, a la pràctica, converteixen el nostre país en una autonomia intervinguda per l'Estat espanyol.

El que està succeint, va més enllà del dret a l’autodeterminació. Va ser una sacsejada i retallada de la democràcia en sí mateixa, retallant drets civils com la llibertat d’expressió, el dret de manifestació, el dret de reunió, el dret a la informació, a les garanties jurídiques...

El camp dels drets de l’home s’ha estès als drets dels pobles i de les Nacions, doncs “el que és veritat per a l’home ho és també per als pobles”
Compendi de la Doctrina Social de l’Església, núm. 157

Davant aquests fets manifestem que,


  •        a aquesta situació s'ha arribat per una manca de diàleg honest i transparent de les parts enfrontades i un ús desproporcionat i repressiu de la força de l'Estat envers la Generalitat de Catalunya
  •        no es pot negar el dret a la lliure autodeterminació dels pobles, la ciutadania ha de poder decidir col·lectivament i democràticament el seu futur, a través dels mecanismes internacionalment acceptats
  •          fem una crida a les institucions a recuperar el noble art de la política, que busca la solució del conflicte a través del reconeixement de l'altre, el diàleg i la negociació. Com recullen els Bisbes de Catalunya és un moment important perquè els governants i els agents socials facin gestos valents i generosos en favor del diàleg i la concòrdia. (Nota dels Bisbes de Catalunya sobre el moment que està vivint el nostre país. Maig 2017)
  •        fem una crida a la ciutadania i, especialment, la gent treballadora a expressar amb llibertat el suport a les institucions catalanes,  a demostrar la capacitat que tenim de crear i fer comunitat, tot rebutjant totes les formes d’intolerància i abús, tenint ben present el civisme, la convivència i no violència que ens caracteritza com a poble català.


Catalunya, 21 de setembre de 2017


Moviments i Col·lectius Obrers Cristians de Catalunya i  Baleares: ACO, GOAC, JOC i MIJAC, Capellans Obrers, Religioses/os en barris Obrers i Populars i delegacions de Pastoral Obrera de les diòcesis de Catalunya


dimarts, 12 de setembre de 2017

ACTE de CELEBRACIÓ PER LA RENDA GARANTIDA CIUTADANA

I aquest divendres, 15 de setembre, celebrem que la Renda Garantida Ciutadana ja serà una realitat!!
Acte festiu, a les 19h, a la Plaça del Rei de Barcelona.
Us hi esperem!!!!!


diumenge, 10 de setembre de 2017

EL PAPA FRANCISCO: EL TRABAJO SIN LA PERSONA SE VUELVE INHUMANO


Discurso del Papa Francisco en audiencia a los delegados de la Confederación Italiana del Sindicato de los Trabajadores (CISL) con motivo de su XVIII Congreso Nacional cuyo tema es Para la persona, para el trabajo. Aula Pablo VI, 28.06.2017
Os doy la bienvenida con motivo de  vuestro congreso, y agradezco al secretario general su presentación.
Habéis elegido un lema muy hermoso para este congreso: Para la persona, para el trabajo. Persona y trabajo son dos palabras que pueden y deben juntarse. Porque si pensamos y decimos trabajo sin decir persona, el trabajo termina por convertirse en algo inhumano que, olvidándose de las personas se olvida y se pierde a sí mismo. Pero si pensamos en la persona sin el trabajo decimos algo parcial, incompleto, porque la persona se realiza plenamente cuando se convierte en trabajador, en trabajadora; porque el individuo se convierte en persona cuando se abre a los demás, en la vida social, cuando florece en el trabajo. La persona florece en el trabajo. El trabajo es la forma más común de cooperación que la humanidad haya producido en su historia. Cada día, millones de personas cooperan simplemente trabajando: educando a nuestros hijos, maniobrando equipos mecánicos, resolviendo asuntos en una oficina… El trabajo es una forma de amor cívico, no es un amor romántico ni siempre intencional, pero es un amor verdadero, auténtico, que nos hace vivir y saca adelante el mundo.
Por supuesto, la persona no es solo trabajo… Tenemos que pensar en la saludable cultura del ocio, de saber descansar. No es pereza, es una necesidad humana. Cuando pregunto a un hombre, a una mujer, que tiene dos, tres hijos: “Pero dígame, ¿Usted juega con sus hijos? ¿Tiene este “ocio?”- “¡Eh!, sabe, cuando voy al trabajo, todavía están dormidos, y cuando vuelvo ya están acostados”. Esto es inhumano. Por eso, junto con el trabajo, hay que tener la otra cultura. Porque la persona no es solamente trabajo; porque no trabajamos siempre y no siempre tenemos que trabajar. De niños no se trabaja y no se debe trabajar. No trabajamos cuando estamos enfermos, no trabajamos cuando somos ancianos. Hay muchas personas que todavía no trabajan, o que ya no trabajan. Todo esto es cierto y sabido, pero hay que recordarlo también hoy, cuando en el mundo todavía hay demasiados niños y chicos que trabajan y no estudian, mientras el estudio es el único “trabajo” bueno de los niños y de los jóvenes. Y cuando no siempre y no a todos se les reconoce el derecho a una jubilación justa -ni demasiado pobre ni demasiado rica-: las “jubilaciones  de oro” son un insulto al trabajo no menos grave que el de las jubilaciones demasiado pobresporque vuelven perennes las desigualdades del tiempo del trabajoO cuando un trabajador enferma y se le descarta del mundo del trabajo en nombre de la eficiencia -y, sin embargo, si una persona enferma puede, dentro de sus límites, trabajar, el trabajo también desempeña una función terapéutica-: a veces uno se cura trabajando con los demás, trabajando juntos, para los demás.
Es una sociedad necia y miope la que obliga a las personas mayores a trabajar demasiado tiempo y a una entera generación de jóvenes a no trabajar cuando deberían hacerlo para ellos y para todos. Cuando los jóvenes están fuera del mundo del trabajo, las empresas carecen de energía, de entusiasmo, de innovación, de alegría de vivir, que son bienes comunes preciosos que mejoran la vida económica y la felicidad pública. Es urgente un nuevo contrato social humano, un nuevo contrato social para el trabajo, que reduzca las horas de trabajo de los que están en la última temporada laboral para crear puestos de trabajo para los jóvenes que tienen el derecho y el deber de trabajar. El don del trabajo es el primer don de los padres y de las madres a los hijos y a las hijas, es el primer patrimonio de una sociedad. Es la primera dote con que los ayudamos a despegar hacia el vuelo libre de la vida adulta.
Me gustaría hacer hincapié en dos desafíos trascendentales que el hoy el movimiento sindical debe afrontar y superar si quiere seguir desempeñando su papel esencial para el bien común.
El primero es la profecía, y se refiere a la naturaleza misma del sindicato, a su verdadera vocación. El sindicato es una expresión del perfil profético de una sociedad. El sindicato nace y renace cada vez que, como los profetas bíblicos, da voz a los que no la tienen, denuncia al pobre “vendido por un par de sandalias” (cfr Amós 2, 6), desenmasca a los poderosos que pisotean los derechos de los trabajadores más vulnerables, defiende la causa del extranjero, de los último, de los “descartes”. Como demuestra la gran tradición de la CISL, el movimiento sindical tiene sus grandes temporadas cuando es profecía. Pero en nuestras sociedades capitalistas avanzadas el sindicato corre el peligro de perder esta naturaleza profética y de volverse demasiado parecido a las instituciones y a los poderes que, en cambio, debería criticar. El sindicato, con el  pasar del tiempo, ha acabado por parecerse demasiado a la política, o mejor dicho, a los partidos políticos, a su lenguaje, a su estilo. En cambio, si se olvida de esta dimensión típica y diferente, también su acción dentro de las empresas pierde potencia y eficacia. Esta es la profecía.
Segundo desafío: innovación. Los profetas son centinelas, que vigilan desde su atalaya. También el sindicato tiene que vigilar desde las murallas de la ciudad del trabajo, como un centinela que mira y protege a los que están dentro de la ciudad del trabajo, pero que mira y protege también a los que están fuera de las murallas. El sindicato no realiza su función esencial de innovación social si vigila solo a los que están dentro, si solo protege los derechos de las personas que trabajan o que ya están retiradas. Esto se debe hacer, pero es la mitad de vuestro trabajo. Vuestra vocación es también proteger los derechos de quien todavía no los tiene, los excluidos del trabajo que también están excluidos de los derechos y de la democracia.
El capitalismo de nuestro tiempo no comprende el valor del sindicato, porque se ha olvidado de la naturaleza social de la economía, de la empresa. Este es uno de los pecados más graves. Economía de mercado: no. Digamos economía social de mercado, como enseñaba san Juan Pablo II: economía social de mercado. La economía se ha olvidado de la naturaleza social de su vocación, de la naturaleza social de la empresa, de la vida, de los lazos, de los pactos. Pero tal vez nuestra sociedad no entiende al sindicato porque no lo ve luchar lo suficiente en los lugares de los “derechos del todavía no”, en las periferias existenciales, entre los descartados del trabajo. Pensemos en el 40% de jóvenes menores de 25 años que no tienen trabajo. Aquí, en Italia. ¡Y allí es donde tenéis que luchar! Son periferias existenciales. No lo ve luchar entre los inmigrantes, de los pobres, que están bajo las murallas de la ciudad; o simplemente no lo entiende por qué a veces –pero pasa en todas las familias– la corrupción ha entrado en el corazón de algunos sindicalistas. No os dejéis bloquear por esto. Sé que os se estáis esforzando ya desde hace tiempo en la dirección justa, sobre todo con los migrantes, con los jóvenes y con las mujeres.  Y lo que os digo ahora podría parecer superado, pero en el mundo del trabajo la mujer es todavía de segunda clase. Podriaís decirme: “No, hay esa empresaria, esa otra…”. Sí, pero la mujer gana menos, se la explota con más facilidad… Haced algo. Os animo a continuar y, si es posible, a hacer más. Vivir las periferias puede convertirse en una estrategia de acción, en una prioridad del sindicato de hoy y de mañana. No hay una buena sociedad sin un buen sindicato, y no hay un buen sindicato que no renazca todos los días en las periferias, que no transforme las piedras descartadas por la economía en piedras angulares. Sindicato es una hermosa palabra que viene del griego dike, es decir justicia y syn juntos. Es decir, justicia juntos. No hay justicia juntos si no es junto con los excluidos de hoy.
Os agradezco este encuentro, os bendigo, bendigo vuestro trabajo y os deseo lo mejor para vuestro Congreso y vuestro trabajo diario. Y cuando nosotros en la Iglesia hacemos una misión , por ejemplo, en una parroquia el obispo dice: “Hagamos la misión para que toda la parroquia se convierta, es decir vaya a mejor”. También vosotros “convertíos”: id a mejor en vuestro trabajo, que sea mejor. ¡Gracias!
Y ahora os pido que recéis por mí, porque yo también tengo que convertirme en mi trabajo; cada día tengo que ir a mejor para ayudar y cumplir mi vocación. Rezad por mí y quisiera daros la bendición del Señor.