Com a treballadores i treballadors cristians afirmem la dignitat inalienable de les persones i de la classe obrera de tot el món. En aquest camí de recerca de propostes i solucions dignes de la condició humana, volem estendre la mà a tothom des de la nostra opció pels empobrits. Ho volem fer amb la responsabilitat i l’esperança que troben el fonament en Déu i en les persones, dues causes que no es poden separar mai per a qui seguim a Jesucrist.

dijous, 21 de desembre de 2017

DES DE LA PASTORAL OBRERA... BON NADAL I MOLT BON 2018!!!




EL NIÑO DEL PESEBRE
(Publicado en un periódico belga, La Croix, el 25 de diciembre de 1954)


No, no es una bella imagen, ni un cuento para niños, ni una fábula para escolares.

Es el acontecimiento que domina la historia de la humanidad. Aporta a todos los hombres, adultos y jóvenes, patronos y obreros, políticos y ciudadanos, la verdad esencial sin la cual no es posible civilización humana ni promoción obrera.

Dios, el creador del cielo y de la tierra, se ha hecho niño, para mostrar a todos, sin excepción, la dignidad sagrada del niño, el respeto que se le debe, los cuidados con que hay que rodearlo, la educación a la que tiene derecho.

Dios nace en un establo para proclamar que los más pobres, los más pequeños deben ser respetados, honrados, reconocidos, ayudados, salvados y amados.

El Niño del pesebre da a conocer a los hombres de todas las razas, de todos los colores, de todas las condiciones, el único medio de acercarse, de unirse y de prevenir los odios, los enfrentamientos y las guerras: el respeto, la ayuda, el amor que se les debe a los más humildes y a los más desgraciados: el deber primordial, no solamente de no dejarles morir o perecer de hambre, de enfermedad o de ignorancia, sino de hacer todo para asistirles y salvarles.

El Niño del pesebre es el Dios hecho hombre para anunciar a todos los hombres la inviolabilidad del niño, de la mujer, de la familia en las que viven, sean las que sean.

Y ahí está lo trágico del momento actual. El mundo se ha hecho uno; la humanidad se ha hecho una; todos los pueblos se conocen. Todos ellos saben, el contraste monstruoso que existe entre los cientos de millones de niños, de hombres y de familias sumergidos en la miseria, condenados a una muerte precoz y a una vida subdesarrollada, y los pocos privilegiados, hartos de confort, de cuidados y de esperanza de una vida cada vez más larga y más acomodada.

Este mundo no está de acuerdo con el mensaje del Niño de Belén, con el canto de los ángeles en la noche de navidad.

Nosotros que creemos, recojámonos ante el pesebre y tomemos conciencia de nuestra responsabilidad misionera.

Los que no creéis, meditad al menos la llamada de este Niño. Amad a los más pequeños, a los más pobres, a los más desgraciados..., así conseguiréis la fraternidad, la unión, la paz.

Todos, creyentes e increyentes, unámonos en la búsqueda sincera y desinteresada de la verdad y de la caridad, que lleguen a todos y no excluyan a ninguno, tanto en la vida pública como en la privada, tanto a nivel nacional como a nivel internacional.

¡Que Navidad nos ayude a formar una nueva humanidad y a construir un mundo nuevo!

J. Cardijn

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada